BENEFICIOS DE LA LECHE: MITOS Y REALIDADES

Se sabe con certeza que es uno de los alimentos más completos que existen.

La leche ha sido parte de una alimentación saludable en diferentes culturas durante siglos. Se sabe con certeza que es uno de los alimentos más completos que existen, ya que además de aportar más de 12 nutrimentos, sus proteínas se consideran de muy buena calidad, la relación calcio/fósforo es excelente, entre otros beneficios.

Desafortunadamente, a pesar de esto hoy, hay mucha información confusa y errónea sobre el tema, la mayoría sin bases científicas. Es por eso que te presentamos los mitos y realidades más comunes sobre la leche, para que a partir de información científicamente fundamentada ¡la incluyas en tu alimentación diaria y la de tu familia!

Por si fuera poco, hoy tenemos la suerte de tenerla siempre disponible en envases Tetra Pak que nos permiten llevarla a donde queramos garantizando que siempre estará en perfecto estado, lista para tomarla, o tenerla siempre en la alacena para poder abrirla y darle a nuestra familia todos los beneficios de la leche.

1. Mito: La Universidad de Harvard elimina a la leche de su guía de alimentación.

Realidad: La Universidad de Harvard no eliminó a la leche de su guía de alimentación. La única diferencia con la guía de alimentación americana conocida como “My Plate” es que no la pone como un grupo de alimentos aparte y sugiere solo una o dos porciones al día. Harvard dice que la leche y los productos lácteos son una buena fuente de calcio. Así mismo menciona que son buena fuente de proteína y si son fortificadas (como es el caso de la leche en México) buena fuente de vitamina A y D.

2. Mito: La leche provoca cáncer.

Realidad: Es bien sabido que no hay un solo alimento que por si solo provoque cáncer. El cáncer es también una suma de muchos factores que hacen que pueda desarrollarse. La alimentación es uno de estos factores ambientales cuyo papel en el desarrollo o prevención del cáncer se ha estudiado en forma activa. Se estima que un tercio de todos los casos de cáncer podrían estar relacionados con la alimentación. Las investigaciones indican que el consumo excesivo de alcohol y grasas, así como una dieta con alto aporte energético pueden promover el cáncer, mientras que otros nutrimentos podrían ser protectores en contra de esta enfermedad, incluyendo algunos componentes que se encuentran en forma natural en la leche.

En conclusión lo que se sabe hasta ahora basado en evidencia científica es que una dieta correcta que incluya muchas verduras y frutas, así como otros hábitos saludables como hacer ejercicio de manera regular y no fumar son factores indispensables para prevenir ésta enfermedad.

3. Mito: No hay que tomar leche ya que contiene hormonas que aceleran la pubertad y adolescencia.

Realidad: Hace más de una década que instituciones internacionales como la FDA (Food and Drug Administration) aprueban el uso de hormonas de crecimiento en las vacas lecheras, sin embargo aún es común escuchar que lo anterior puede ser dañino para la

salud o acelerar la pubertad en las niñas.

La leche contiene de manera natural pequeñas cantidades de hormona llamada somatotropina bovina, ya que las vacas la secretan para a su vez poder producir la leche. La cantidad que tiene la leche depende de varios factores como etapa de lactancia, número de parto, alimentación de la vaca, medio ambiente, etc.

Es importante tomar en cuenta que aunque el uso de hormonas artificiales como ya se mencionó esta aprobado, muchas industrias no utilizan éste tipo de hormonas.

Una vez que se ingiere la leche, como cualquier otra proteína, la hormona somatotropina, se digiere en aminoácidos y péptidos. No hay evidencia científica que sugiera que la somatotropina pueda permanecer estable ante el proceso de digestión, tampoco que quede algún péptido que tenga algún efecto biológico en el ser humano. Cabe mencionar que aunque la hormona se absorbiera intacta en muy pequeñas cantidades, los receptores del cuerpo humano para la hormona del crecimiento no la reconocen como tal, por lo que no puede producir ningún efecto. Por lo que se puede concluir que no hay evidencia científica que avale que la leche de vaca acelere la pubertad y/o adolescencia en niños.

4. Mito: La leche aumenta la producción de moco.

Realidad: La creencia de que la leche produce o aumenta la producción de moco, es muy antigua, ya que se describe desde el siglo 12, se piensa que esto se suscitó por que al tomarla deja una sensación de la saliva, más espesa, descrita como “cremosa”.

Sin embargo, también desde hace muchos años se sabe que no hay evidencia científica que avale dicha afirmación. De hecho, diferentes estudios han medido la producción de mucosidad en personas que presentan un resfriado y han demostrado que no se ve afectada en ningún sentido por el consumo de leche. Lo que si afecto la producción de moco fue la creencia de que esto suceda. Los investigadores Arney y Pinnock realizaron un estudio en el que se sometió a un grupo de sujetos “creyentes en que la leche produce moco” y a un grupo control a la ingesta de 300 ml de leche o de una bebida de soya que actuaba como placebo, encontrando una mayor proporción de síntomas en el grupo de los “creyentes”, independientemente de la bebida a la que fueran expuestos.

5. Mito: La leche no es buena si se padece asma.

Realidad: Numerosos estudios han investigado la posible relación entre la leche, y el asma, la conclusión es que no hay datos científicos que avalen éste mito.

En los últimos años se han realizado varios estudios clínicos controlados analizando diversos parámetros de función respiratoria tras el consumo de determinada cantidad de leche, no pudiendo demostrar, en la mayoría de ellos, ninguna relación entre el consumo de leche y la exacerbación de síntomas de asma, ni tampoco en un aumento en su prevalencia. Por ejemplo un estudio donde a un grupo se les dio leche y a otro una bebida de arroz no encontró diferencias significativas en ambos grupos y no hubo aumento de los síntomas del asma.

6. Mito: La leche provoca acné.

Realidad: El acné es uno de los problemas dermatológicos más frecuentes, especialmente entre los adolescentes. Es muy común que se relacione la aparición de brotes de acné con el consumo de ciertos alimentos como chocolate o alimentos altos en grasa, en los últimos años también se relaciona con el consumo de leche. Sin embargo se sabe que el acné es multifactorial ya que tanto la genética como otros factores hormonales, de higiene, etc. son causantes de la enfermedad.

Hay estudios que han encontrado una relación con ciertos compuestos bio-activos de la leche y la aparición de acné, sin embargo son pocos estudios por lo que se puede concluir que hasta la fecha no hay estudios científicos suficientes ni concluyentes que avalen éste mito.

7. Mito: El hombre es la única especie que bebe leche de otras especies, y sus antepasados no la consumían.

Realidad: El hombre comenzó a tomar leche de vaca cuando abandonó su vida nómada y empezó a cultivar la tierra para alimentar a sus animales, hace unos 10.000 años. Como ser racional, es la única especie que tiene dominio sobre su cadena alimentaria (selección, producción, conservación), y elige lo que puede comer de acuerdo a lo que necesita. En el caso de la leche, el hombre eligió tomar leche de otras especies porque encontró en ella un alimento completo, con beneficios para la salud.

Como puedes ver, beber leche es importante y todos podemos beneficiarnos de tomarla, independientemente de nuestra edad, actividades o estilo de vida ya que siempre habrá una opción que nos permita incluirla en nuestro día a día, ya sea entera, light, adicionada con fibra, vitaminas, minerales, deslactosada, saborizada, etc.

Hoy gracias a latecnología de Tetra Pak®, la leche puede estar disponible en casa, en el trabajo, en el gym, en la escuela, en un día de campo, etc. Y lo más importante conservando todos su beneficios y asegurando un producto inócuo, en perfectas condiciones y listo para beber sin necesidad de refrigeración, y libre de conservadores.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *