ABSURDA GUERRA DE COLORES SUFREN LOS SOLEDENSES

En esta absurda pelea, en esta guerra de colores, los únicos perjudicados son los soledenses.

 

Desde hace varios días se ha venido suscitando una guerra de colores en el Municipio de Soledad de Graciano Sánchez, entre el Candidato a Diputado Federal por el Distrito II, José Luis Romero y el Ayuntamiento de ese municipio.

Todo comenzó debido a un programa que implemento el candidato en algunas colonias del municipio soledense, denominado “Pintando tu cantón con agallas”, que consiste en pintar de diversos colores casas particulares de los habitantes de estas colonias, que ya el ayuntamiento ha venido pintando de amarillo desde la administración de Ricardo Gallardo Juárez.

Según testimonios de vecinos de la colonia Hogares Ferrocarrileros, personal del ayuntamiento les ofrece despensas, garrafones de agua, tortillas y otros obsequios a cambio de tener sus domicilios particulares pintados del color del partido que actualmente y desde hace 9 años gobierna en Soledad, además de pedirles que sigan votando por sus candidatos.

La semana pasada estuvo el candidato priista en esa colonia ofreciendo a los vecinos de esta colonia pintarles sus casas de los colores que ellos eligieran, y les advirtió que los programas sociales no se deben condicionar, y que la dignidad vale mas que un kilo de tortillas o un garrafón de agua; algunos de los vecinos aceptaron el ofrecimiento y se pintaron en ese sector mas de 50 casas, según informes del equipo de campaña de Romero Calzada.

El día de hoy personal del Ayuntamiento de Soledad se presento en esta colonia con cubetas de pintura amarilla, brochas y rodillos, a cambiar sin autorización de los vecinos los colores que ya ellos habían elegido para sus domicilios particulares, y ellos por miedo a represalias o les retiren los apoyos que les brindan por esta condicionante, le avisaron vía whatsapp a José Luis Romero, que ya les estaban pintando sus casas amarillas nuevamente.

En cuestión de minutos se presentó José Luis Romero, a corroborar que efectivamente, una cuadrilla de empleados del ayuntamiento de Soledad, y consiente de que ellos solo cumplían su trabajo y una orden superior, que seguramente venía desde la alcaldía, simplemente les cuestiono si trabajan para el ayuntamiento de Soledad y todos aceptaron, enseguida se retiró el candidato.

En la colonia Pavón, la gente de Tecmol se encontraba pintando varios condominios, por petición de los vecinos, y un rato después llego otra cuadrilla del ayuntamiento, intentaban volver a pintar amarillo los edificios que los empleados de Romero Calzada ya habían terminado, y los vecinos aquí no lo permitieron, y los empleados del ayuntamiento se tuvieron que retirar sin poder cumplir la orden de “arriba”.

Cabe destacar que en esta absurda pelea, en esta guerra de colores, los únicos perjudicados son los soledenses, principalmente por el derroche que hace el Ayuntamiento en pintura, el uso del recurso publico para cumplir una estrategia partidista, y que el CEEPAC ya debería regular, pues no es posible que la guerra sucia de las campañas, también sea sostenida con dineros del erario.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *