CUANDO «QUERER» NO SIEMPRE ES «PODER

Disfunción eréctil

Puede ser que nunca te haya pasado, o solo en alguna ocasión, pero si ha sido recurrente el hecho de que no puedes mantener una relación sexual porque no alcanzas o no mantienes la erección, es mejor que tomes cartas en el asunto.

¿QUÉ ES LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL?

Es la impotencia o la incapacidad de lograr o mantener una erección lo suficientemente firme para tener una relación sexual satisfactoria.

LA DISFUNCIÓN ERÉCTIL EN NÚMEROS.

Es un padecimiento que afecta aproximadamente a un 55% de los hombres mexicanos entre los 40 y 70 años de edad, que padecen diabetes mellitus.
Se presenta en un 45% de los diabéticos de todas las edades. Es característico que no afecte la libido, pero si la erección.

¿CUÁLES SON LAS CAUSAS?

La disfunción eréctil no es solo un problema de salud sexual, puede ser ocasionado por una cirugía, como la de próstata, por cáncer. De igual modo, una lesión en el pene, en la columna vertebral, en la próstata, en la vejiga o en la pelvis puede derivar en una disfunción eréctil.

¿RESPETA EDADES?

La incidencia de disfunción eréctil aumenta con la edad, a partir de los 40 años, aunque algunos jóvenes la sufren por otras causas. Sin embargo, no es necesariamente una parte inevitable del proceso de envejecimiento, pues hay hombres que no la padecen aún en edades avanzadas.

Algunos factores que pueden ocasionarla:

Padecimientos:

Una enfermedad cardiovascular o metabólica.
Diabetes.
Afecciones del riñón.
Alcoholismo crónico.
Esclerosis múltiple.
Arteriosclerosis.
Psoriasis.
Enfermedades vasculares.
Enfermedades neurológicas.
Medicamentos:

Para la presión arterial.
Antihistamínicos.
Antidepresivos.
Tranquilizantes.
Supresores del apetito.
Medicamentos para la úlcera.
Trastornos emocionales:

Estrés.
Ansiedad.
Culpa.
Depresión.
Baja autoestima.
Temor a “fallar”.
TRATAMIENTOS

La gran mayoría de hombres con problemas de erección pueden recibir diferentes tratamientos:

En ocasiones, un simple cambio en los fármacos que se ingieren para controlar otras enfermedades puede ser suficiente.
El Viagra o “pastilla azul”, cuyo componente activo es el citrato de sildenafil.
Fármacos orales, los llamados inhibidores de la PDE5.
Inyecciones en el pene, con una sustancia que facilita la erección.
Dispositivos de vacío, la famosa “bombita”.
Tratamientos hormonales y/o psicológicos.
Ondas de choque que mejoran la circulación sanguínea.
Cremas de aplicación local con efecto de los 5 a 30 minutos.
Cirugía mediante la cual se coloca una prótesis de pene.
¿LO SABÍAS?

El tabaquismo y el consumo excesivo de bebidas alcohólicas afectan el flujo sanguíneo en las venas y en las arterias, provocando una cantidad insuficiente de testosterona que puede derivar en el padecimiento de la disfunción eréctil.

NO ESPERES MÁS

Los médicos capacitados para tratar y resolver problemas de disfunción eréctil son los urólogos, aunque también puede ayudar la participación adicional de médicos familiares, cardiólogos y psiquiatras.