Conociendo Cerro de San Pedro

Cuenta la leyenda que un huachichil fue quien encontró la gran riqueza del mineral y lo comunicó al capitán Caldera, quien a su vez lo informó para el descubrimiento del mineral a Gregorio de León, a Juan de la Torre y Pedro de Anda; este último bautizó el lugar con el nombre de San Pedro del Potosí, en honor del santo de su nombre y en memoria de las famosas minas del Potosí, en Bolivia Los indios huachichiles sabían de la existencia de este mineral y dieron la noticia a fray Francisco Franco, quien a su vez le comunicó al capitán Miguel Caldera.

El 4 de marzo de 1592 salieron de San Miguel Mexquitic los descubridores y el primer registro de minas fue el del capitán Caldera fue quien tomó la mina y la cateó llamándola ” La Descubridora” .

Mucho oro y plata rindió este mineral desde 1595 en que se comenzó a explotar por la ya numerosa población que se había congregado con la noticia del fabuloso hallazgo, las obras se llevaron a cabo de una manera irracional y sin el debido cuidado, a codicia y la falta de previsión provocaron el hundimiento de los tiros y los socavones.

Estos hundimientos comenzaron en 1608 y causaron pánico general, por ello comenzó a despoblarse notablemente, agregándose a esta situación un menor rendimiento de las vetas de plata, por ello el mineral comenzó a decaer y ya para 1621 comenzó la gran despoblación que hizo que estuviera casi deshabitado y en completo abandono en el año de 1630.

Cuando esto sucedió ya se había fundado el pueblo de San Luis Potosí en 1592, cuyo origen fue porque en el Cerro de San Pedro no había agua para beneficiar los metales ahí extraídos.

Así tenemos que una vez descubierto el mineral del Cerro de San Pedro, al poco tiempo se comen-zaron a poblar cerca del Cerro las congregaciones de Cuesta de Campa, Portezuelo, La Zapatilla, Jesús María, Calderón Monte Caldera, San Francis-co de Pozos -actualmente Pozos- y Divisaderos.

Respecto a la riqueza sólida del Cerro de San Pedro, tenemos que apuntar que se consideran inmensas las cantidades de oro y plata extraídas, durante determinada época se dijo que se había producido, solamente de ” quintos” en la corona española, la fabulosa cantidad de 67 millones.

Sin ninguna costa a su Majestad, ayuda, emprésti-tos ni socorro, azogues ni otros materiales ni repartimiento de indios gozando como gozaban todo lo referido las demás minas de la Nueva España; siendo dichas minas tan importantes como todas las demás juntas. Cerro de San Pedro, como todas las ciudades mi-neras que están construidas en cerros, no tiene traza o plano.

El centro antiguo puede suponerse que lo fue donde ahora está la antigua iglesia del Señor de San Pedro que fue y ha sido el patrono del pueblo, y a quién se le hace solemne festividad religiosa y profana el día 29 de junio de cada año.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *